Control de miopía

La miopía está entre los errores refractivos más comunes y a veces puede venir asociada a  algunas patologías. La mayoría de los animales, incluido el ser humano, normalmente nacen hipermétropes , pero durante el desarrollo la longitud axial del ojo aumenta, cambiando así la potencia, hasta llegar al estado de emetropía, es un proceso  al que llamamos emetropización.

La extremada rapidez con la que se producen estos cambios influyen  en la prevalencia de la miopía. También se ha de tener en cuenta la dependencia que se ha observado con el nivel de educación, lo que indica que hay fuertes impactos medioambientales en su desarrollo. Esto, en cierto modo, está en desacuerdo con la aparición de la miopía en niños cuyos padres son miopes, es decir, que lo son por herencia genética, lo que sugiere el papel determinante que juega la genética en la aparición de la miopía. Aunque por otro lado, en  la actualidad, hay definidos más de 150 síndromes genéticos, entre los que se incluye la alta miopía. La evidencia de ambos papeles en cuanto a la etiología de la miopía, el natural y el debido al desarrollo o la adaptación son muy discutidos.

La importancia de la miopía es de salud pública, aunque en ocasiones es subestimada frecuentemente , ya que es un error refractivo fácilmente compensado con gafas o lentes de contacto, cirugía refractiva u ortoqueratología.

En la actualidad hay publicados numerosos estudios intentando explicar el proceso de emetropización y el desarrollo de la miopía en seres humanos a través de estudios realizados en animales, asi como los tratamientos preventivos ópticos y farmacéuticos.

En la actualidad exixten diversas estrategias para realizar un control de miopía, e intentar frenar el aumento de miopía, especialmente en niños. Hay que valorar cada caso y examaniar minuciosamente que opción es la más indicada en cada caso.


En nuestro centro disponemos de las siguientes herramientas:

  • Ortoqueratología.
  • Lentes de contacto de desenfoque periférico.
  • Ergonomía e higiene visual.
  • Lentes oftálmicas para mejorar la eficacia del sistema visual, cuando la miopía es una causa funcional.
  • Terapia Visual, cuando la miopía es una consecuencia funcional de un mal rendimiento del sistema visual, como el exceso acomodativo.